Para Reyes, regálate un curso, regálate futuro

Maletín de apertura

Maletín de apertura

Esta noche es la noche de Reyes, uno de los días más importante para los más pequeños, pero también en los últimos tiempos una noche de ilusión y de regalos para los más mayores. A todos nos gusta regalar a los que más queremos y que esos a los que cuidamos y amamos tengan un detalle con nosotros.

A lo largo de todo un año, por nuestra profesión, la de cerrajero, tratamos de solucionar esos contratiempos que a cientos de personas les suceden con las puertas, las cerraduras, las ventanas o esas llaves que se nos han quedado en casa después de un portazo.

Son 365 días en los que tratamos de dar confianza a cientos de personas que buscan en nosotros a los mejores asesores de seguridad para sus casas. Una seguridad que supone el bienestar para muchas familias.

Conozco a pocos cerrajeros (y me refiero a los auténticos profesionales de la cerrajería) que no sientan la profesión como algo que está en su ADN. Muchos son hijos y nietos de cerrajeros, como es mi caso, y otros empezaron hace tiempo a querer una profesión que en los últimos años ha visto como empezaba a tener un reconocimiento profesional, gracias en parte a las asociaciones a las que pertenecemos muchos.

Los verdaderos profesionales de la cerrajería aman la profesión y están continuamente aprendiendo. Atrás quedaron (aunque desgraciadamente aún quedan unos cuantos) aquellos cerrajeros que solo se limitaban a descerrajar puertas y hacer uso de la palanca. Hoy en día, el cerrajero profesional va equipado de las últimas herramientas que hay en el mercado mundial y utiliza las últimas técnicas de apertura existentes.

Muchos sabéis que imparto cursos de cerrajería en Alemania, Rusia, Francia, Italia, etc. y os puedo asegurar que un buen cerrajero español no tiene nada que envidiar a un colega europeo… incluso tenemos mejor técnica que los mejores de esos países, por citar algunos.

Pero, estamos en vísperas de Reyes y toca que se nos reconozca el trabajo de todo un año. Lejos de la clásica corbata o un jersey para pasar el invierno, quizás sea el momento de que nos regalemos algo que tenga que ver con lo que llevamos en el ADN, nuestra profesión, así que si has pensado en algo relacionado con la cerrajería, ¡qué mejor regalo que un curso de técnicas de apertura o esa herramienta que llevas pensando algún tiempo en comprar y que te ahorraría bastantes horas de trabajo a lo largo de todo un año!

¿Lo has pensado? ¿Has pensado que quizás esta noche debas dejar la puerta abierta a los Reyes Magos… y esperar ese curso o esa herramienta que te haga un poco más fácil este 2018 que acaba de empezar?

Regálate un curso de cerrajería o regálate esa herramienta que acaba de salir al mercado, estarás regalándote futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *